¡Todas a vacunarse!
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Es la forma más segura de proteger tanto a la madre como al bebé del virus de la influenza AH1N1
En Sonora, la primera etapa de la vacunación contra la influenza AH1N1 abarcará a mujeres embarazadas y personal de salud.

Las mujeres embarazadas sí deben vacunarse contra la influenza. Sólo una de cada siete mujeres embarazadas se vacuna contra la influenza estacional cada año, a pesar de las recomendaciones de las organizaciones de salud.
Aunque son escasos los datos relacionados con la administración de vacunas antigripales durante el primer trimestre del embarazo, se ha demostrado la inocuidad de ciertas vacunas inactivadas (por ejemplo, la antitetánica) en situaciones de este tipo. Las vacunas durante el embarazo no protegen solamente a la madre, sino también al bebé durante los primeros meses tras el nacimiento.
Es importante la inmunización a este sector de la población porque la influenza puede causar la muerte a los recién nacidos, y los bebés pueden ser vacunados hasta los seis meses de vida.
Las investigaciones han descubierto que las mujeres embarazadas que son vacunadas contra la influenza se enferman menos de gripa que aquéllas que no reciben la inmunización.
Los bebés que nacen de madres que se vacunaron contra la gripe durante el embarazo también contraen la gripe con menos frecuencia que los bebés cuyas madres no se vacunaron.
Por lo tanto, es recomendable que las mujeres embarazadas reciban su vacuna contra la gripe de temporada tan pronto como esté disponible en sus comunidades, porque se espera que los virus de la influenza de temporada habituales sigan causando enfermedades durante este otoño e invierno.
Y es importante que reciban la vacuna inyectable contra la influenza lo más pronto posible.

¿Es seguro para las embarazadas?

Con la influenza AH1N1, las mujeres embarazadas parecen tener un riesgo mayor de sufrir complicaciones. De las muertes por influenza humana, el 6% han sido mujeres embarazadas, aunque forman el 1% de la población y son hospitalizadas en una proporción de 4-1 en comparación con los otros enfermos de gripe.
Millones de mujeres embarazadas han recibido la vacuna contra la influenza estacional a lo largo de muchos años y no se ha demostrado que éstas o sus bebés hayan sufrido algún daño.
Es muy importante que toda mujer gestante reciba tanto la vacuna contra la influenza estacional como la influenza AH1N1 de 2009; de igual forma debe hacerlo cualquier persona a cargo de bebés menores de 6 meses de vida.
La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó el uso de una inyección que brinda protección completa a personas de 10 años de edad o mayores.
Por consiguiente, se recomienda que una mujer embarazada reciba una dosis de la vacuna contra la gripe AH1N1 de 2009.
Aun si una mujer embarazada tuvo una enfermedad con los síntomas de la gripe el año pasado, debe recibir la vacuna ya que no es posible determinar si la enfermedad que tuvo fue causada por el virus AH1N1 de 2009. No es necesario realizar alguna prueba, pero deben recibir la vacuna.

Posibles efectos secundarios

Está dentro de lo esperado que los efectos secundarios de la vacuna inyectable contra la influenza AH1N1 de 2009 sean los mismos que los de la vacuna contra la gripe de temporada.
Los efectos secundarios más comunes son ardor, sensibilidad, enrojecimiento e inflamación en la zona de la inyección.
Algunas personas pueden sufrir dolor de cabeza o muscular, fiebre, náuseas y cansancio.
Si tuviese estos problemas es normal que comiencen inmediatamente después de la inyección y pueden durar de 1 a 2 días. En casos raros puede presentarse una reacción alérgica.
Si una mujer embarazada da a luz antes de recibir la vacuna, debe recibirla igual, porque además de protegerla contra infecciones, la ayudará a proteger a su recién nacido ya que las vacunas contra la influenza sólo se administran a bebés de 6 meses o más.

En la lactancia

Las madres en período de lactancia deben recibir tanto la vacuna contra la gripe de temporada como la vacuna contra la gripe AH1N1 de 2009.
La lactancia es perfectamente compatible con esta vacuna y la prevención en madres puede reducir la posibilidad de que el bebé se contagie.
Además, mediante la lactancia, las madres pueden pasar a sus bebés los anticuerpos que su organismo produce en respuesta a la vacuna.-Consideraciones en la lactancia: El riesgo de transmisión por la leche materna del virus de la influenza AH1N1 no está determinado; la lactancia puede continuarse aun si se reciben los antivirales; no está indicado suspender la lactancia, pero sí extremar las precauciones que reducen el riesgo de transmisión.

Tratamiento y quimioprofilaxis

Los medicamentos empleados en el tratamiento de esta infección viral son catalogados en categoría “C”, lo que significa que no hay estudios clínicos que evalúen su seguridad en la embarazada.
Sin embargo, no se han observado efectos adversos entre mujeres embarazadas que los han usado o entre los recién nacidos de madres que utilizaron zanamivir u oseltamivir. Por lo anterior, si el médico lo recomienda pueden usarse.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Gabriel Cortés Durán. Ginecología y Obstetricia. Biología de la Reproducción. Tel. 217-1619 y 212-5569, cel. (662) 300-7998 Blog: infertilidad.over-blog.com, e- mail: doctorgen@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: