VPH: La epidemia lenta
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Virus del Papiloma Humano es una infección venérea que provoca el cáncer cérvico-uterino,enfermedad que mata a una mujer cada dos horas en México
La relación sexual es la forma de transmisión del Virus del Papiloma Humano.

Otra enfermedad de trans-misión sexual!, ¿no tenemos ya suficiente con la gonorrea, sífilis, herpes y la mortalenfermedad del SIDA, todas vinculadas con la actividad sexual? Estos padecimientos alteran la salud del ser humano, y su entorno psíquico, social, familiar y emocional.
La “epidemia lenta” del Virus del Papiloma Humano (VPH) es tan antigua como el ser humano mismo; sólo al conocer sus características, orígenes,formas de contagio, evolución, factores que ayudan a su progresión, métodos diagnósticos y tratamiento efectivos, ganaremos la batalla a este padecimiento, que en su etapa final -como enfermedad cancerosa del cuello uterino-, cobra la vida de una mujer cada horas en México, según estadísticas.

Un poco de historia

Desde tiempos remotos se conocía esta infección y las lesiones que produce: las verrugas. Ya los médicos griegos llamaban condilos a este tipo de lesiones, puede encontrarse esta descripción en los libros de Medicina de Celso, desde el año 25 d.C. Desde entonces se sabía que esta enfermedad era de transmisión sexual. Esto se confirmó en la Edad Media, cuando en 1360, Lanfranc, un médico investigador, describió por primera vez las lesiones condilomatosas acuminadas o en forma de coliflor. Él mencionó -erróneamente- que este tipo de lesiones sólo eran un efecto secundario de la sífilis, enfermedad muy extendida en esa época.
Pero fue hasta 1773 cuando se reconoció que era un padecimiento diferente aunque también de transmisión venérea.
Su origen viral fue determinando en 1907 por Ciuffo, médico que experimentó con su propio cuerpo al auto inocularse partículas de estas lesiones verrugosas; después, al utilizar cierto tipo de filtros, se percató que el material filtrado sólo podía ser un virus.
Tras la invención del microscopio electrónico, en la Universidad de Yale en 1949, se corroboró este hallazgo; después, en 1968, los doctores Dunn y Ogilvie demostraron la existencia de partículas virales en lesiones de órganos genitales de hombres y mujeres.
Fue así que desde la década de los 60 causó a nivel mundial todo un movimiento de médicos investigadores el hallazgo de partículas de este virus en todas las autopsias de mujeres fallecidas por cáncer cérvico-uterino, o en aquéllas que por otros motivos se sometían a estudios del cuello de la matriz y se encontraban lesiones precancerosas con estos mismos virus.
De ahí se concluyó hipotéticamente la relación de esta infección con el cáncer de cérvix, lo que ha sido confirmado por más de 4 décadas por investigadores de todo el mundo.

Serotipos oncogénicos

El VPH en general se divide en dos grandes grupos: los virus cutaneotróficos y los mucotróficos, es decir, los virus que provocan lesiones en piel y los que afectan las mucosas, (de labios, lengua, orofaringe, vagina, cérvix, ano, glande y parte del cuerpo peneano).
Además, estos virus provocan diferentes tipos de lesiones, tanto en forma como en tamaño; éstas pueden ser: planas, acuminadas (como coliflor), también llamadas “crestas de gallo” o acuminadas espiculadas (como minúsculas espinitas); las lesiones pueden ser macroscópicas o microscópicas.
Otra situación importante es la gran variedad de serotipos del VPH, que tienen características afines, pero unos son más patógenos que otros.
La literatura médica mundial nos dice que existen 112 serotipos, de los cuales –por fortuna- sólo se consideran altamente oncogénicos (que provocan cáncer) los serotipos 16 y 18; sin embargo, estos dos serotipos son bastante comunes en la población mexicana.
Estos virus pueden mutar y presentar nuevos serotipos, que llegan a presentar características
diferentes, cambiar el curso de la infección y provocar que su localización, visualización y tratamiento puedan ser más complicados.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Andrés Rodríguez Gracia. Ginecología y Obstetricia,Oncología ginecológica, especialista en Colposcopía.Clínica Médica Centenario. Bulevar Hidalgo 73 e/Marsella y Campodónico, col. Centenario. Tel. 217-2022, e-mail: colaboradores@buenasal
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: